top of page

Situación y escenario mandan !!

Actualizado: 24 dic 2022

Tácticas, técnicas y estrategias todas convergen y se alinean en una dirección determinada, "el escenario". En este punto “el escenario” dónde diferentes herramientas de nuestra querida valija táctica deben salir a relucir o al menos es la idea. ¿Correcto?

¿Vale cuestionarnos porque es crucial que tengamos pendiente los posibles escenarios a enfrentar? Nuestro entrenamiento debe estar alineado con el posible escenario a enfrentar o aún las posibles y variables situaciones de cada uno.

Para un legítimo usuario de armas que posee un arma de defensa en su hogar, es lógico se prepare para el escenario de defensa del hogar . El hogar es único y conocido, por lo cual asumimos que el dominio de técnicas de defensa en estructuras y espacios confinados es vital para nuestra supervivencia así como el dominio de técnicas y tácticas de defensa en condiciones de visibilidad limitada acompañados de solidos protocolos de actuación para toda la familia.



Cabe aquí mencionar la imperiosa necesidad de bajar tácticas y técnicas de uso policial o Militar a la realidad de la legítima defensa y sus posibles escenarios y situaciones. Aquello que habitualmente mencionamos "Mantener los pies sobre la tierra y capacitar sobre una base real"

Pero aún así para este escenario encontraremos múltiples variables y situaciones que nos hacen ver la necesidad de ir más allá, de instruirnos en otras áreas. Es así que las cosas pueden variar drásticamente en un escenario de defensa del hogar o residencia en una situación de iluminación total o parcial a la falta de luz o ausencia total de visión, aún la estructura de la casa puede imponernos cambios en las tácticas, protocolos e incluso incidir en la selección de la munición adecuada.

Situación está a la cual pueden sumarse otras variables cómo la presencia de nuestros familiares e incluso otros neutrales que por curiosidad o deseo de ayuda se encuentren en el sitio (Fuerzas del orden, vecinos, curiosos etc)

He aquí que de nuestra valija táctica deben aflorar herramientas que hagan a una manipulación segura y eficiente del arma de defensa en un concepto que podríamos llamar 360º e incluso ir más allá por que podríamos encontrarnos en una estructura con varias plantas, escaleras arriba y escaleras abajo.

En este escenario la situación nos puede llevar a enfrentamientos en múltiples distancias que acorde a la casuística son variables de 0 a 7 metros y dónde generalmente el movimiento es protagonista juntamente con los condimentos propios del estrés y respuestas fisiológicas sumado al deseo de supervivencia de todas las partes involucradas en el tiroteo (Los chicos malos también desean sobrevivir). Es así que podemos ir de un escenario a otro rápidamente o de una situación a otra rápidamente, tan rápido como lo que se puede demorar en bajar la llave de energía.

Distancias que nos plantean variadas situaciones que pueden involucrar lucha cuerpo a cuerpo, retención y posesión del arma de defensa, lucha en el suelo y tantos otros condimentos como la realidad o ficción nos puedan presentar y siempre considerando que podamos usar las dos manos.




Aún podemos viajar a otros escenarios cómo el porte oculto y defensa en la vía pública o locales comerciales, medios de transporte, oficina, lugar de trabajo y nuestro propio vehículo. A todos estos escenarios sumaremos diferentes situaciones.

Vale mencionar que muchas de las técnicas o tácticas defensivas aplicadas en un escenario determinado pueden o no ser transferidas a otro escenario, así cómo cuándo nos movemos de un lado a otro y así cómo el lugar o estructura nos imponga cambios en la forma de transportar el arma sea que este en retención o en una posición de guardia .

Es común en los cursos y capacitaciones que mencioné el paralelismo que existe entre la conducción de un vehículo y el uso de un arma. De hecho, la conducción de un vehículo tiene todo un proceso de aprendizaje hasta el momento que logremos sentirnos confortables, CONFIADOS y seguros en la conducción del mismo.

¿Este es acaso el grado de entrenamiento o confort en el porte y manipulación que debemos lograr? Pues diría que aún no es suficiente porque conductores que se sienten cómodos en la conducción no necesariamente es sinónimo de seguridad y capacidad de reacción ante un evento crítico determinado cómo puede ser un frenado de emergencia o perdida de adherencia, reventón de un neumático , situaciones estas que también requieren un conocimiento y entrenamiento específico.






Cantidad y calidad son dos conceptos que deben entrecruzarse correctamente, no siempre horas de entrenamiento u horas de conducción hacen a un operador de pistola o conductor que este sea seguro o que reúna las capacidades para manejar la situación en la mejor forma en un escenario crítico determinado.

Pero claramente existe una señalada ventaja en quien conduce un vehículo diariamente a quien lo opera esporádicamente y cuando hacemos el paralelismo con las armas de fuego diría que esto se multiplica. Entonces cabe preguntarnos si nuestros posibles escenarios nos imponen una necesidad especial de entrenamiento para poder operar esa arma con seguridad y defendernos en una forma eficiente. O por otro lado nos es suficiente el entrenamiento tradicional en una galería de tiro dónde el Instructor nos guía en cada movimiento y el clásico “armas orientadas al fondo del polígono es protagonista” conjuntamente con disparos desde posiciones estáticas a blancos estáticos. Recordemos que en cualquiera de los escenarios de defensa no existe “Fondo del polígono”




CLAUDIO DOMÍNGUEZ - A lo largo de toda su carrera se ha desempeñado como Instructor en áreas directamente relacionadas al tiro Táctico siendo responsable por la formación de cientos de líderes y operadores, así como la preparación de fracciones -previo a su despliegue- en zonas remotas del planeta.

Hoy en día en su condición de Oficial retirado continua volcando capacitaciones, conferencias y entrenamientos en forma honoraria a la Escuela Nacional de Operaciones de Paz, otras Unidades que lo requieran e Institutos. Brinda además su experiencia y capacita en áreas de prevención del riesgo público, tiro táctico y protección a personas en Zonas de Riesgo.

En el área privada desde ya hace varios años hemos aportado a la formación de personal policial que concurre y se nutre en nuestros cursos, talleres y seminarios en el medio privado así como cientos de legítimos usuarios de armas, tiradores deportivos y coleccionistas. Destacando que algunos de ellos ya han pasado la veintena de capacitaciones a lo largo de estos años.

Muchos de nuestros alumnos hoy son instructores y se destacan en centros de formación e Instituciones. Otros lograron puestos en diferentes planos profesionales relacionadas con el área de seguridad VIP. Ellos son nuestros discretos embajadores.


Esta trayectoria y reputación construida a lo largo de años de trabajo, sacrificio y esfuerzo constante hace que muchos clientes recurran a nosotros en forma personalizada o grupal. ¿El fin? Generar confianza en la manipulación de su arma, potenciar sus logros o alcanzar nuevos niveles de destreza , adquirir conductas preventivas y pro activas.



31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page